CECA es miembro de

Carta del Presidente

“El año 2014 arranca con un crecimiento moderado, pero constante,
tras haberse superado los recelos que generaba la situación económica
y financiera española hace apenas un año”

El ejercicio que dejamos atrás se asemeja a un año de transición, estamos pasando de la desconfianza a la confianza, que es una materia prima clave tan valiosa como escasa: confianza en el país, en el sector financiero y en las personas.

Tras nueve trimestres en recesión, la economía española registró un crecimiento del 0,3 por ciento intertrimestral en el cuarto trimestre de 2013 y, durante todo el año, la cifra de desempleados se redujo en 69.000 personas, lo que confirma el inicio de un cambio de tendencia positivo. De esta forma, el año 2014 arranca con un crecimiento moderado, pero constante, tras haberse superado los recelos que generaba la situación económica y financiera española hace apenas un año.

El ejercicio que dejamos atrás se asemeja a un año de transición, estamos pasando de la desconfianza a la confianza, que es una materia prima clave tan valiosa como escasa: confianza en el país, en el sector financiero y en las personas. Lo que diferencia una crisis de ciclo económico de una crisis de confianza, como la que empezamos a dejar atrás, es la forma en que se sale de ellas.

La primera no tiene que ver ni con los modelos, ni con la gestión por valores, sino más bien con el aprovechamiento de los ciclos. Por el contrario, la que empezamos a superar cambiará por completo la forma de entender las relaciones económicas, sus incentivos, sus medios, sus objetivos y sus principales actores.

En 2013 hemos tenido que salir fuera para darnos cuenta de que merece la pena confiar en lo que tenemos aquí. Hemos acudido a las instituciones y organismos internacionales para convencerles de que podían confiar en nosotros. Para ello, se han llevado a cabo reformas profundas.

 

FALTA

TEXTO

Posible

FASE 2