CECA es miembro de

Historia de los Montes de Piedad

1702

Por iniciativa de la Federación de Cajas de Ahorros Vasco Navarra, se constituyó en 1928 la Confederación Española de Cajas de Ahorros, con el objetivo de aunar los esfuerzos de sus integrantes y actuar como organismo de representación en distintos foros.

1718

Expedición de la Real Carta de Fundación.

1724

Apertura oficial, quedando sometido al Patronato Real, confiriéndole independencia frente al poder eclesiástico. Iniciativa que pronto tuvo cumplida réplica en: Murcia (1720), Salamanca (1728), Zaragoza (1738), Granada (1740), Barcelona (1749) y Jaén (1750).

CON LA LLEGADA A ESPAÑA DE LAS CAJAS DE AHORROS SE IMPULSÓ LA ACTIVIDAD DE LOS MONTES COMO EL MEDIO DE FINANCIACIÓN MÁS SÓLIDO Y ESTABLE

1838

La Reina Gobernadora, en nombre de su hija Isabel II, declara lo conveniente que sería establecer en Madrid una Caja de Ahorros en la que puedan las clases menos acomodadas depositar sucesivamente cortas cantidades, percibiendo réditos, con facultad de retirarlas siempre que los convenga.

1839

Se exhorta a los Gobernadores civiles de toda España a que se pongan todos los medios a fin de establecer en cada provincia al menos una Caja de Ahorros, asociándola a un Monte de Piedad.

1853

Real Decreto que insiste en el establecimiento de Montes-Cajas en todas las provincias, además especifica con detalle las prendas susceptibles de empeño en la sección del Monte de Piedad.

Advierte, de igual modo, que los individuos de las Juntas de Gobierno y los empleados en los Montes de Piedad ni podrán adquirir, por sí ni por medio de otra persona, en licitación pública ni fuera de ella, los objetos empeñados en dichos establecimientos.

Los Montes de Piedad llegaron a ser el único acceso al crédito para la mayor parte de la población.

1874

Restauración Borbónica

1880

Se promulga la histórica Ley de 29 de junio de 1880, que confirma el carácter benéfico y añade el protectorado oficial sobre las Cajas, insistiendo en que el Gobierno... promoverá por cuantos medios estén a su alcance la instalación de Cajas de Ahorros y Montes de Piedad en las capitales y poblaciones más importantes donde no existan. Se abre un largo y fructífero período de cuarenta años de nuevas fundaciones.

1921-1926

La Ley de Ordenación Bancaria de 1921 y el Real Decreto de 9 de abril de 1926 abren un largo período marcado por un fuerte intervencionismo; al mimo tiempo que se introduce por vez primera un “coeficiente de inversión obligatoria”, al menos el cuarenta por ciento de su saldo de ahorros en fondos públicos del Estado.

1933

Durante la Segunda República (1931-1936) y por el Decreto de "Estatuto de las Cajas Generales de Ahorro Popular" (que sustituye al Real Decreto-ley de 1929), llamado a modernizar a las Cajas españolas, se establece de forma muy clara las bases del doble perfil benéfico-social y financiero consustancial a ellas. Durante las décadas siguientes, coincidentes con la Guerra Civil (1936-1939) y la posterior dictadura (1939 1975), los Montes de Piedad prolongan en el tiempo su ejemplar protagonismo social, siendo prácticamente el único acceso al crédito para la mayor parte de la población española; al mismo tiempo que se produce un aumento de la instrumentalización de las Cajas, con la elevación del coeficiente obligatorio de fondos públicos hasta situarse en el 65 por ciento (en 1957).

1962

Tras la Ley sobre Ordenación del Crédito y la Banca, se incluye a las Cajas en el Sistema Financiero.

1977

"Reforma Fuentes Quintana", punto de partida de un proceso que se desarrolla en las décadas siguientes y que tiene varios hitos como: la libertad en la operativa de las Cajas, en igualdad de oportunidades con la Banca; la completa libertad de expansión por toda España; y la modernización de los Órganos de Gobierno; afrontándose, de igual modo, la distribución de excedentes y de las Obras Benéficas Sociales.

1833

Muerte de Fernando VII y el consiguiente retorno de los liberales, abriéndose con ello un nuevo espíritu reformador que trajo consigo la introducción de las Cajas de Ahorros (Real Orden de 3 de abril de 1835, firmada por Diego Medrano).

1928

Frente al fuerte intervencionismo público y el aislamiento del sector financiero (limitando la operatoria frente a la Banca), las Cajas de Ahorros y los Montes de Piedad crean la Confederación Española de Cajas de Ahorros.

1985

Ley 31/1985, de 2 de agosto, de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorros.